¿Cómo solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea para viajar al extranjero?

La Tarjeta Sanitaria Europea o TSE es el documento que te permite recibir atención médica en cualquier estado miembro de la Unión Europea, incluyendo también Islandia, Noruega, Liechtenstein y Suiza.

Esta tarjeta suele ser la primera opción que tenemos cuando viajamos dentro de nuestro propio continente, y a pesar de que es la acción más recomendable para salir al espacio europeo, no sabemos o desconocemos su capacidad de cobertura.

Nuestra tendencia, habituados a nuestro sistema sanitario de la Seguridad Social, es que se nos apliquen las mismas condiciones allí que aquí, y lo que sucede es totalmente al revés.

Para empezar, el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación recalca que la TSE no funciona como alternativa al seguro de viaje, pues ésta no cubre la asistencia sanitaria privada, los copagos sanitarios europeos, ciertos traslados en ambulancia, medicamentos, ni aquellos costes derivados del vuelo de regreso a su país de origen en caso de enfermedad o accidente,  u otros perjuicios, como la pérdida o sustracción de sus pertenencias.

¿En qué países tengo cobertura sanitaria con la TSE?

La cobertura de la Tarjeta Sanitaria Europea se limita a Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumania, Suecia y Suiza. 

Los demás países necesitarán de un seguro de viaje si se desea optar por una cobertura médica sin tener que asumir los costes directos de los servicios.

¿Qué es la tarjeta sanitaria europea?

La TSE es un documento personal e intransferible con validez de 2 años para su titular y solamente 1 año para el beneficiario de la misma.

Puede ser solicitada por cualquier persona y beneficiarios a su cargo siempre y cuando cumplan los requisitos exigidos por los Reglamentos Comunitarios de Seguridad Social y lo que indique la legislación española.

En resumen, cualquier persona dada de alta en la Seguridad Social tiene acceso a solicitar la TSE.

La Tarjeta Sanitaria Europea otorga el derecho a recibir atención médica universal en las mismas condiciones y precio que los ciudadanos asegurados de ese país.

Por tanto, la atención sanitaria que se reciba será de acuerdo con la legislación del país que se está visitando y no se aplicarán las condiciones que tienen los españoles respecto al sistema de la Seguridad Social.

Esto plantea una primera barrera de choque para el turista español, puesto que la atención sanitaria en otros países de Europa puede ser gratuita o no.

En caso de que debamos pagarla, la TSE garantiza que se nos devuelva el dinero, generalmente a la vuelta de nuestro viaje, pero en otros casos, no será posible y no existe forma alguna de reintegro.

La TSE no es válida cuando el viaje tenga como objetivo recibir tratamiento médico o quirúrgico, puesto que será necesario que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o el Instituto Social de la Marina (ISM) emita el formulario correspondiente, siempre y cuando se acompañe de un informe favorable del Servicio de Salud.

Solicitar la Tarjeta Sanitaria Europea – Pedir la TSE

La solicitud de la TSE puede realizarse por dos vías diferentes:

tarjeta sanitaria europea solicitar

 

Una vez en el apartado de Tarjeta Sanitaria Europea, se puede acceder a la solicitud de TSE con certificado digital, por sms, sin certificado digital o por usuario y contraseña, con lo que no será problema alguno agilizar este trámite.

Pedir TSE online

Tanto si lo pides en la Oficina como vía online, la TSE tarda unos 10 días aproximadamente en llegar al domicilio, por lo que hay que prevenir no quedarse sin ella ante un inminente viaje.

El formulario es muy simple, ya que tan solamente hay que introducir los datos personales y especificar una dirección de envío.

Quizás el único punto complejo es aquel en el que hay que especificar si la persona titular de la TSE es la propia beneficiaría, si hay más beneficiarios y poner cuántos, o bien, si la tarjeta es solamente para un beneficiario:

Titular y Beneficiario Tarjeta Sanitaria Europea

Si por el motivo que sea no ha dado tiempo a solicitar ni recibir la TSE y la persona necesita cobertura sanitaria para viajar a Europa, es posible solicitar el Certificado Provisional Sustitutorio (CPS), documento que justifica la posesión de una TSE pero que expira en un máximo de 90 días.

CPS Certificado Tarjeta Sanitaria Europea PDF

 

¿Qué cubre la Tarjeta Sanitaria Europea?

La TSE está pensada para proporcionar cobertura ante una asistencia médica urgente cuando se den enfermedades o la persona sufra un accidente, aunque también se puede recibir atención médica en consulta de servicios públicos para casos leves o menos graves.

Permite también que la persona pueda ser atendida ante complicaciones o agudización de enfermedades crónicas, como pueden las cardiopatías, diabetes, asma, cáncer, etc.

Si la persona viaja al extranjero embarazada, la TSE posee cobertura para que se reciban en otro país los tratamientos necesarios, incluyendo el parto de urgencia, es caso de desplazamiento temporal en un país de la UE.

Para dar a luz en otro país sin ningún tipo de emergencia o urgencia médica, siempre debe solicitarse autorización en España.

¿Qué no está cubierto por la TSE?

La TSE no es una alternativa a un seguro médico para el extranjero, sino un complemento.

Su función, aunque básica, está muy limitada y un motivo agravante o imprevisto en un país europeo, también nos puede suponer un tremendo dolor de cabeza administrativo y económico para nuestro bolsillo cuando creíamos que todo iría sobre ruedas estando en territorio europeo.

Por estos motivos, la TSE no cubre:

  1. Recibir un tratamiento específico o una intervención quirúrgica en otro país.
  2. Recibir atención médica privada.
  3. No se garantiza que los tratamientos médicos, farmacéuticos ni productos sanitarios sean 100% gratis, pues los sistemas sanitarios de cada país son distintos y hay que atenerse a la normativa vigente.
  4. La repatriación o el traslado a España por accidente, muerte o enfermedad, tras ingreso hospitalario y situación agravante.
  5. Los copagos sanitarios. El turista debe asumir los mismos costes si en el país existe dicho sistema.
  6. Gestión de cualquier tipo de trámites de reembolso. La TSE solamente es un justificante pero será la persona la que deba lidiar con las administraciones del país a no ser que pueda hacerlo a su regreso en España en la Seguridad Social.

Seguro de viaje vs TSE

La realidad es otra que simplemente compararlos.

El consejo primordial es que se hagan ambos por lo barato que cuesta un seguro médico privado para Europa.

La Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) es un beneficio social en cuanto asistencia médica en toda Europa.

Es cierto que un viaje está abierto a muchas sorpresas y eventualidades, y a veces, toca la salud.

Por poner un ejemplo, la Tarjeta Sanitaria Europea, no cubre la repatriación. En caso de disponer de un seguro de viaje internacional, si la enfermedad se agrava, tu seguro privado te trae de vuelta a casa o asume gastos para que un familiar pueda acompañar al enfermo al hospital.

Existen otras cosas inesperadas que pueden ocurrir durante el viaje que no son propias de la salud como los robos o extravíos de equipajes, demoras del trasporte, gastos inesperados, cancelaciones y otras molestias, y ahí es donde el seguro de viaje también se complementa a la perfección.

Aunque la parte más valorada por todos aquellos asegurados que salen al extranjero de escapada, vacaciones o de turismo es que, ante cualquier problema, tienen la posibilidad de llamar por teléfono a su seguro donde les atenderán en su idioma y gestionarán su incidencia, sobretodo en los temas urgentes o médicos, asignando un hospital, clínica o centro médico más cercano, que tenga algún convenio con la aseguradora, o bien, ellos mismos se encargarán de toda la burocracia o papeleo para que el asegurado solamente sea atendido sin tener que preocuparse del resto.

0Shares
Subir Arriba